El algoritmo de Facebook: vivos y en contacto

Algoritmo de FacebookLa gente está muy indignada con Facebook por el dichoso algoritmo. Ha levantado ampollas la sospecha de que una vez más, alguien intenta manipularnos y muchos de vosotros habéis cortado y pegado ese texto de apariencia combatiente y libertaria «¡Yo no quiero que Facebook elija a mis amigos! », «Facebook ha cambiado su algoritmo para convertirme en una marioneta y que solo me relacione con 25 personas que él elige».

Me he dedicado de manera profesional a las redes sociales, soy esa cosa que pocos saben escribir y que abreviamos como CM (Community Manager), así que digamos que hablo con un poco de conocimiento. Facebook ha cambiado su algoritmo, es cierto y me alegro, pero no lo ha hecho para manipularnos, lo ha hecho para que su timeline o “Sección de noticias” como se llama en esta red, no se convierta en la inutilidad social en la que se ha convertido Twitter. Y me explico: mi perfil de Twitter cuenta con 1820 seguidores y publico en él a diario, muy pocos o nadie interactúa, y no es que mis contenidos no interesen, las mismas personas en otras redes sí me levantan el dedito, el problema es que el algoritmo de Twitter que se resume en “Todo a la buchaca” no funciona, la consecuencia es que la gente publica y publica, pero no se interesa por las publicaciones de los demás. Twitter es un enorme desierto en el que predicamos sin esperanza.

Facebook lleva algo más de diez años a la cabeza de las redes sociales en nuestro país, y últimamente el comportamiento de sus usuarios ha cambiado. Mientras que en un principio, Facebook se utilizaba  para mantener el contacto con conocidos físicos y se solía rechazar a todo aquel cuya mano no hubiéramos estrechado más allá del foro virtual (recordemos los orígenes de la red), hoy son mayoría los que aceptan —entre los que me incluyo— contactos virtuales. Teniendo en cuenta que cada vez son más los que publican a diario y en más de una ocasión, el riesgo de convertirse en una red de comunicación unidireccional como Twitter es muy alto.

Las cabezas pensantes de  Zuckerberg, en un esfuerzo por seguir diferenciándose del resto y permanecer fieles a la interactuación entre los usuarios, han construido un algoritmo que revele los 25 contactos (dicen, no sé si es la cifra exacta) con los que más nos relacionamos, no los han elegido ellos, los has elegido tú con tus “Megusta”, menciones y comentarios. Ellos han quitado «el ruido» de tu muro, han eliminado las publicaciones de ese contacto al que sencillamente ignorabas.

Mi solución

El mensaje que se ha paseado por los muros en los últimos días, propone como solución que se comente en ese mismo post, «un “hola” o lo que sea» para no desaparecer de la sección de noticias. Siento deciros que esta solución no sirve. Si tú ya has sido eliminado de mi sección de noticias porque no te hacía ni caso, no voy a leer tu post, y viceversa, conclusión: leerán tu post y lo comentarán los integrantes de esa selección, así que seguiremos igual.

¿Quieres combatir de verdad al algoritmo (que insisto, a mí me parece adecuado)? Te diré la fórmula: etiqueta a los contactos que quieres que te lean, menciónalos para que no te pierdan; haz por ejemplo una “rueda de comprobación” (me lo acabo de inventar) y cada equis, saluda a unos cuantos; o entra en tu sección de “Amigos” y pincha en su muro, para curiosear lo que publican (como cuando te acuerdas de un amigo y le llamas a ver qué tal le va). Ellos siguen ahí y siguen publicando, solo que no te “interesaban” lo suficiente como para que el algoritmo leyera ese interés.

¿Me he explicado con claridad? Por cierto, a partir de ahora, yo misma emplearé este método, así que si eres uno de mis ciento y pico contactos, te etiquetaré aleatoriamente en mis publicaciones para que sepas que sigo ahí.

¡Ya sabes, vivos y en contacto!

Deja un comentario