Mientras las neveras colombianas se transforman en bibliotecas, los españoles metemos los datos educativos en el frigorífico

No vayáis a pensar que he perdido el juicio, existe una explicación oculta tras el enrevesado titular del post. Mi primera intención al escribir este nuevo capítulo de elescritordigital.com , era contaros una iniciativa que me tocó el alma de lectora-escritora en cuanto supe de ella, la conversión de neveras en bibliotecas que se llevaba a cabo en las zonas rurales de Antioquía, Colombia. Sin embargo, a medida que iba empapándome de la iniciativa, me surgía la duda de si esto sería factible o práctico en nuestras zonas rurales, y al manejar sus datos de escolaridad, los colombianos, me di cuenta de que desconocía los nuestros, los españoles, seguí investigando para saber qué tendría de útil una iniciativa así en las zonas rurales españolas, si la brecha educativa urbano/rural aún existe entre nosotros y qué se está haciendo al respecto. Finalmente, sin abandonar mi primera intención y añadiéndole la segunda, el resultado es una interesante comparación entre dos niveles educativos, dos sociedades y unas necesidades bien diferentes. No te lo pierdas.

¿Qué es una Biblionevera?

Cuando los niños de una de las escuelas rurales de Santuario y Granada –ambos municipios de Antioquía, Colombia- buscan un libro, lo hacen en la nevera, una diferente, rellena de cultura e imaginación gracias a una iniciativa solidaria que llevan a cabo dos fundaciones: Secretos para Contar y Fundación Haceb . Las cifras reveladas por una encuesta llevada a cabo por Secretos para Contar en 8 municipios del Departamento de Antioquia, arrojaba los alarmantes datos de un 52% de escuelas e instituciones educativas rurales que carecen de bibliotecas, frente a un exclusivo 37% que sí cuentan con ella y un 11% que disponen de biblioteca pero en muy mal estado. Esto llevó a uno de los fabricantes más destacados del mercado de electrodomésticos en Colombia a iniciar un proyecto solidario a través de su Fundación: limpiar el karma de sus neveras, permitiéndolas nacer de nuevo como bibliotecas ¡Quién fuera nevera!

¿Cómo se convierte una nevera en biblioteca?

Una vez la nevera ha cumplido su ciclo de vida, es sometida durante un día al proceso que la transformará en biblionevera, por dentro y por fuera. Los pasos:

  1. Sustitución de los entrepaños por unos confeccionados a base de madera reciclada, que son más compatibles con el almacenaje de los materiales que a partir de entonces alojará este nuevo mueble: a saber, libros, cuadernos, lápices, plastilina…
  2. Transformación de su exterior en un tablero en el que los niños puedan escribir y colgar sus múltiples creaciones, por eso cada una se entrega con un kit de uso que contiene rotus borrables, tizas y borrador.Biblionevera

 ¿Quiénes llevan a cabo este proyecto y a quién ayudan?

La idea partió de Fundación Haceb , la entidad sin ánimo de lucro vinculada a Industrias Haceb. Comentan ellos mismos que se inspiraron en el proyecto que ya llevaban a cabo universitarios brasileños ( No dejes la cultura en la nevera ), y que vieron idóneo por su condición de fabricantes de neveras, sin embargo, no podían hacerlo solos, necesitaban aliados que conocieran en profundidad la realidad de la vida educativa en las zonas rurales de Colombia. Secretos para Contar ya trabajaba en la dignificación de los habitantes del campo colombiano a través de la mejora en la educación y el acceso a la información y la cultura, por lo que ejerció de aliado perfecto. Hasta la fecha, son 3 las biblioneveras que se han entregado en Santuario y Granada y la esperanza y observación del programa piloto, tiene a sendas fundaciones muy pendientes de que la flamante funcionalidad del electrodoméstico termine por adaptarse con éxito a las necesidades de los niños que se forman en el medio rural. A través de su hashtag en twitter, podíamos leer cómo subían el reto a la entrega de 10 biblioneveras a diferentes instituciones educativas para 2016.

¿Serviría de algo un proyecto así en las zonas rurales de España?

Antes de hacernos esta pregunta, debemos preguntarnos si la brecha educativa en España, entre las zonas rurales y las urbanas existe y si es así, si se parece en algo a la situación de la zona de implantación de las biblioneveras, Antioquía, Colombia. El principal obstáculo que parece estar presente en la sociedad rural colombiana es la carencia de infraestructuras, es por ello que la labor primera de las fundaciones y organizaciones solidarias se centra en la construcción de las mismas, así como la consecución de materiales, ¿es éste el caso de la sociedad española? Rogeli Santamaría Luna, Inspector de Educación en la Inspección de Educación Territorial de Castellón de la Plana, publicó un esclarecedor informe en diciembre de 2015, que a mí me ha dejado con la boca abierta en más de un aspecto.

El abandono escolar prematuro en zonas rurales de Europa y España

Así titula Santamaría su elaborado estudio en el que contesta a la primera cuestión, afirmando que todavía existe una brecha educativa entre las zonas rurales españolas y las zonas urbanas que se va cerrando. Al contrario que los datos colombianos, los españoles señalan el abandono escolar prematuro (conocido como AEP), como principal obstáculo a combatir desde que en 1970, se extendiera la obligación de escolarizar hasta los 14 años y la LOGSE lo prolongara hasta los 16.

Existe una brecha educativa entre las zonas rurales españolas y las urbanas Click Para Twittear

El primer dato que me dejó con la boca abierta fue que según el marco europeo de cohesión territorial y desarrollo rural en España, el 93% del territorio español es rural, sin embargo, la diversidad de definiciones de lo rural y métodos que elaboran y desarrollan, por libre, cada comunidad autónoma, dificulta la comparación de datos y las investigaciones sobre la materia, haciendo que la educación rural sea cada vez más invisible y muy difícil saber si sus indicadores educativos mejoran. De hecho, la lucha contra el abandono escolar prematuro no aparece en los Planes de Desarrollo Rural (PDR) en España en 2010-2014.

Hasta aquí podemos dilucidar que llevar biblioneveras a las aulas no serviría en el caso español de mucho, dado que las infraestructuras y materiales, en un porcentaje casi total –no quiero aventurarme, no obstante- han sido salvados por la obligatoriedad de la escolarización. Así que localizado el punto de inflexión del caso español, Santamaría dice que pueden ser dos las principales causas del abandono escolar:

  1. Nivel socioeconómico y cultural de la familia.
  2. Facilidad de acceso al centro de estudios.

En cuanto al nivel cultural de la familia, parece obvio entender que cuanto mayor nivel cultural presenta la familia del muchacho o muchacha, menos índice de abandono escolar existe, pero, otro dato curioso ¿sabíais que con independencia del nivel cultural del padre, cuanto mayor es el nivel de estudios de la madre, menor es la tasa de abandono escolar? Mejorar el nivel socioeconómico y cultural de los progenitores es una cuestión peliaguda y compleja que atañe a otros pilares de nuestra sociedad, sin pasar por alto que en el campo español, contamos además con un factor alarmante en lo que se refiere a un sector clave de la población, la que procede de la inmigración extracomunitaria y que suele fijar su residencia en las zonas rurales preferentemente a las urbanas, el informe prevé que por cada español con abandono escolar, haya 3 extracomunitarios en 2020. Sin embargo, las iniciativas que podrían llevarse a cabo para mejorar el acceso a los centros de estudios, bien podrían ser según la lógica del informe, “ampliar la red escolar de secundaria en las zonas rurales, facilitando el acceso de todos los alumnos de educación infantil y postobligatoria a los autobuses de transporte escolar colectivo, aumentando las rutas o el uso de pequeños vehículos, y ampliando las becas, la formación de personas adultas, la formación a distancia

Por cada español con #abandonoescolar, habrá 3 extracomunitarios en 2020 Click Para Twittear

Fuera de estos dos grandes grupos de causas del abandono, me han sorprendido dos más, una, que el abandono se da más cuando en la localidad existen salidas laborales en los sectores agrarios y ganaderos que claro, no precisan formación superior de ningún tipo –y aquí entraríamos en conflicto con los planes también europeos de ayuda al trabajo en el campo ¿conflicto de intereses? No sé…me da qué pensar…- y dos, lo que se conoce entre los sociólogos como “Efecto Territorio”, un anclaje territorial del alumnado rural que se revela como una identidad local fuerte, aquello de “¡Cómo mi pueblo no hay nada!” que autolimita las ambiciones de los alumnos, aunque el chico vaya bien en los estudios, no se proyecta ni en otro tiempo ni en otro lugar ajeno a su pueblo y su gente, y eso hace que cursen la obligatoriedad escolar con la finalidad de obtener un permiso para dejar de estudiar, por así decirlo.

Infografía

Causas del abandono escolar prematuro en las zonas rurales de España

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vaya, vaya…y yo que creía que avisando a BOSCH o AEG de la posibilidad de reconvertir sus neveras iba a mejorar el panorama educativo ¿Qué doble moral puede esconderse en educar con obligatoriedad hasta cierta edad, y no incentivar el amor por el conocimiento para que los niños, una vez convertidos en adultos, sigan estudiando? ¿No es conveniente para los que nos gobiernan o para los que nos pueden que la sabiduría se democratice y llegue a todos? ¿Qué opinas tú? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

 

Deja un comentario