Cómo crear tu blog de escritor paso a paso (II): dominio y hosting

Cómo crear tu blog de escritor paso a paso (II): dominio y hosting En la primera entrega de Cómo crear tu blog de escritor paso a paso, iniciamos la aventura del escritor digital eligiendo un nombre para nuestro lugar en la red y una temática. En este post nos centraremos en la parte más técnica, más ajena nuestro cerebro divagador: adquirir dominio y hosting.

Ésta es la tabla de contenidos:

¿Qué es un dominio?

Patatínpatatán.com Todo el mundo habla de ello como si fuera un concepto conocido desde el momento de nacer, una nana de cuna, pero pocos te explican lo que es para que entendamos el porqué de su importancia.  El dominio es la traducción o adaptación de una dirección IP a un término fácil de memorizar para la mente peculiar del ser humano, y hasta el momento, la llave mágica a la que no se le resiste cierre en nuestros rincones cerebrales es la palabra, así que un dominio es una palabra o combinación de palabras que se registra a modo de alquiler durante un tiempo determinado, que suele ser un mínimo de un año.

La elección de esa palabra es crucial ya que será el primer ingrediente de tu marca online, lo primero con lo que te asociarán, es por eso que debe ir siempre orientado y meditado como parte de tu estrategia. Ya sabes que está prohibido improvisar y si no lo sabías o lo habías olvidado, he aquí la insistencia PROHIBIDO IMPROVISAR. Debes sentarte una vez más sin conectar el ordenador y apretando bien el boli entre tus dedos, haz una lista con todas las posibilidades que se te ocurran, valen desde tu nombre propio, tu nombre modificado, tu firma de autor o bien el nombre que hayas pensado darle a tu proyecto en la red, lo que sea pero recuerda: un diamante es para siempre (como decía la canción…).

Cuando te sientes delante del desplegable de dominios y al teclear tu palabra mágica compruebes que “está pillada” reaccionarás de tres posibles maneras, una, la primera, cagándote en San PitoPato, porque seguro que se trataba de tu nombre propio o de autor y ¡Sorpresa! ¡Está pillado! Lo sé…esto fastidia mucho; dos, te empeñarás en buscarlo en las diferentes posibilidades de extensión y si además de escritor, eres un cabezota, lo marcarás sí o sí, cueste el puntocom, puntoes o puntozeta que sea y eso te voy a explicar ahora que no debes hacerlo; tres, cabreándote y escribiendo lo primero que te venga a esa cabezota de la que hablábamos, es decir, improvisarás y para consolarte te dirás que “ya lo cambiaré”.  Aunque bien es cierto que existe la manera factible de cambiar el nombre de un dominio, una vez incluso hayas comenzado la actividad de tu blog, estoy segura de que nadie te lo recomendaría y mucho menos estar cambiándolo cada dos por tres. Al dios Google no le gusta y si no le gusta a Él, tampoco a sus semejantes y en definitiva, afecta a tu SEO, nadie te encontrará.

Así que elabora tu lista y ten en cuenta estas premisas:

  1. Que no sea muy largo.
  2. Que sea fácil de recordar.
  3. Que no lleve caracteres extraños.
  4. Que coincida con el nombre de tu blog, me explico, si tu dominio es elescritordigital.com tu blog tendrá que llamarse “El escritor digital” y no de cualquier otra forma pues si lo haces despistarás a tu target (audiencia a la que te diriges y quieres convertir) porque Google –o similares- no asociará un nombre con el otro y una vez más, no te encontrará.

¿Qué extensión elegir?

Existen cuatro tipos de extensiones:

  • gTLD (generic Top Level Domains). Son los dominios de nivel superior a los que más estamos acostumbrados, los hay de uso libre como “.com”, “.org” o “.net” y de uso restringido, reservado al desarrollo de determinadas actividades, tales como la educación “.edu”, o el gobierno de un país “.gov”. Si quieres uno de estos tienes que demostrar que te dedicas a lo que dice la extensión de tu dominio, son exclusivos.
  • ccTLD (country code Top Level Domains). A este tipo de dominio también estás acostumbrado, son los geográficos, circunscritos a países o territorios, “.es” (España), “.fr” (Francia) o “.uk” (Reino Unido), etcétera. Siguen el estándar que dicta la ISO 3166-1.
  • sTLD (sponsored Top Level Domains). Se trata de dominios patrocinados por fundaciones o entidades independientes, por ejemplo “.cat” o “.aero”.
  • Nuevos TLD. Las mentes más creativas del mundillo online siguen dándole vueltas a la tuerca y una vez aprobados por la ICANN (The Internet Corporation for Assigned Names and Numbers), salen al escaparate de dominios nuevas extensiones de lo más pintoresco que llegan a petarlo, tal es el caso de “.ninja”.

Y ahora me repites la pregunta ¿Cuál elijo? ¿Cuál es la más recomendable? Siendo lógicos, mi opinión, como la de muchos, es que tus fuerzas vayan encaminadas a hacerte con tu “.com” porque aparte de ser el más oído –lo que facilitará la retención en la memoria de tu dominio- Google y los demás buscadores entenderán que tu proyección de negocio (es una manera de llamarlo, si no pretendes hacer negocio lo podemos llamar “idea”) es internacional, incluso universal, vamos, que no te pones límites y te ayudará en la labor. Recuerda que no es aconsejable andar cambiando el nombre de tu dominio y eliges tu modesto “.es” porque es más barato, de pronto tu negocio o idea da el campanazo y comienzas a recibir visitas de otros países, muchas –sueña a lo grande, además de ser gratis te puede ayudar a superar tus metas- y Google se hace un lío de tamaño también mundial y no sabe dónde o cómo posicionarte ¿Para qué propiciar tal situación si tú lo que quieres es que te lea todo el mundo? (yo también soy escritora, no me puedes engañar). En definitiva, compra el “.com” y si eres del saco de los precavidos, en el ambiente de las empresas aconsejan además hacerse con el “.es” para curarte de sustos con la competencia, pero este caso no creo que se dé entre escritores, la verdad, tú decides.

En cuanto al último grupo, el de las extensiones creativas, contamos con la ventaja de que a nosotros nos pueden ir un poco al pelo, porque no somos mercaderes en busca del beneficio inmediato, los escritores no nos podemos permitir la prisa en ninguna faceta, no ya de nuestra actividad ¡de nuestra vida! Y ese “adagio” puede ser nuestra razón para meter el gol con algún dominio loco. Especialmente me gusta el últimísimo que acaba de salir, es tan último que de momento sólo se puede reservar, se trata del “.blog”. Nuevamente, la pelota en tu campo.

Los escritores no nos podemos permitir la prisa Click Para Twittear

¿Qué es el hosting?

El hosting es el servidor que da “alojamiento” –tal es la traducción literal, también se admite “refugio”- a tu sitio web y a tu dominio, imagínate que se trata de un gran ordenador que forma parte de la enorme red que es Internet, y que será el encargado de permitir que tu blog esté online, es decir, “vivo” en términos internautas. Existen varios tipos, en los que no profundizaré no por vaguería sino por prudencia, pero si te interesa el tema con este artículo de Berto López en su blog Ciudadano 2.0 te quedarás con la boca abierta Qué es un Hosting Web, tipos de Alojamiento y cuál elegir .

Con este post de @c2cero entendí lo que es #hosting https://goo.gl/uDGoR Click Para Twittear
  1. Hosting gratuito. Es el caso archiconocido de wordpress.com o blogspot por ponerte ejemplos, que a mí me encanta para aprender y como yo digo “brujear” –hace tiempo que perdí la cuenta de mis experimentos en estos servidores- pero si hablamos de un proyecto serio, pásate a la opción de pago que es la que nos atañe.
  2. Hosting compartido. En esta opción pagarás por compartir el ordenador del que hablábamos antes que permite a tu blog estar online con otros usuarios, pero cada uno con su espacio privado. Es la opción más económica del abanico de oferta de hostings y yo creo que eligiendo bien al proveedor, se puede convertir en la opción más adecuada para un escritor al que le entran los sudores cuando oye hablar de HTML, sistemitas y demás. Evidentemente la velocidad de carga será menor que la de los tipos de hosting exclusivos que menciono a continuación, pero tengo entendido que en Sudamérica existe un ave gigante bautizada cóndor que en nada influye en la existencia del jilguero común, no sé si se me entiende…
  3. Hosting VPS (Virtual Private Server). Como su nombre indica, un alojamiento totalmente privado para tu web, con más recursos, mayor velocidad y por supuesto, precio.
  4. Hosting especializado/gestionado (ejemplo WordPress). Si contratas un servicio que combina administración del alojamiento y aplicación, sólo tendrás que centrarte en el contenido, olvidándote (en teoría) de la parte técnica que los profanos desconocemos. Las ventajas se hacen notar en el precio, por supuesto.

Estas son a grandes rasgos las opciones que puedes encontrarte cuando aterrices en la página de un suministrador de hosting, hay más y habrá más pero yo ni soy ni me dirijo a expertos, por eso voy a parar aquí para evitar recurrir a un “corta-pega lujurioso” de esos que nos entra a los periodistas en lnternet y que nos permite “hincharnos” de supuesta sabiduría que luego se queda en goma blanda de colorines. Así que si quieres más profundidad, te remito de nuevo al artículo de Ciudadano 2.0  o a Miguel Florido en Marketing and Web Qué es un Hosting Web, tipos de Alojamiento y cómo decidir .

Gracias a @marketingandweb entendí qué es #hosting https://goo.gl/RwTa7X Click Para Twittear

Proveedores recomendados

Llegados a este punto tienes la cabeza como un bombo, lo sé, yo lo he pasado, en mi opinión, se trata de la elección más complicada ya que como la gran mayoría de vosotros no tengo ni idea de temas informáticos y para colmo de mis males, no le encuentro el atractivo por ningún lado, por lo que es muy probable que jamás llegue a entenderlo. Para facilitarte algo la tarea, he hecho un barrido por los blogs de expertos en marketing digital y te he seleccionado los cuatro proveedores más recomendados:

  1. Raiola Networks proveedora española que últimamente más escogen nuestros entendidos del marketing online, por lo que intuyo –ya que no es el mío- la velocidad de carga, la estabilidad y sobre todo el trato directo con sus clientes es lo que más se valora en ellos.
  2. Webempresa (también española) podríamos decir que se encuentra también entre los primeros puestos de elección, pero sorprendida por la flamante campaña de Raiola Networks .
  3. Hostgator es estadounidense y la reina de los hosting en nuestro panorama hasta que fue superada por ejemplos como los citados, en cuestiones relacionadas con la velocidad de carga y sobre todo con su carencia principal que es un servicio de atención al cliente en español, no obstante, sigue siendo recomendable.
  4. GoDaddy también es estadounidense y uno de los que a mi parecer más opciones presenta, lo escogí porque ya había pillado el dominio con ellos y pensé que lo más prudente era probar también su administración de hosting. Aún no he tenido ningún problema, pero también me animó a la elección el ver que contaban con un servicio de atención al cliente en español premiado y reconocido. En cuanto al tema económico, lanza ofertas constantemente que desde luego merecen la pena.
#hosting favoritos @RaiolaNetworks @WebEmpresa @HostGator @GoDaddy Click Para Twittear

Leyendo, leyendo y leyendo he sacado algunas conclusiones que te pueden ayudar en la elección del proveedor.

  1. No debe tener caídas frecuentes, los accidentes son inevitables, siempre vas a tener la experiencia angustiosa de ir a visitar tu sitio y comprobar que no está, eso es hasta cierto punto normal, que colecciones caídas ya no lo es tanto.
  2. El soporte técnico es vital por el motivo anterior y porque muchos de nosotros no tenemos ni idea más allá de la actividad de generar contenido. Te recomiendo que sea en tu idioma natal, por muy versado que estés en otros idiomas, los tecnicismos son juegos crueles para nuestras mentes “que te hablen en plata”, y por supuesto: 24 horas, 7 días a la semana, durante los 365 días del año, sin descanso y cumpliendo con tiempos de respuesta aceptables, cercanos a la inmediatez.
  3. Tu blog debe cargarse rápido ¿no has desistido de leer un post cuyo título te interesaba porque tardaba una eternidad en cargarse? Bueno, antes que nada te diré que esa “eternidad” son segundos que ya no toleramos ¡Segundos! Y que la competencia entre estos servidores se mide en minisegundos, la experiencia de navegación que ofrezcamos en nuestro blog es casi o más importante que su contenido, mímalos por igual.

Infografía resumen

Cómo crear tu blog de escritor paso a paso (II): dominio y hosting

No te vuelvas loco, elige según tus necesidades y frena un poco tu ambición, al menos en esto del bloggin, recuerda que tú lo que quieres es ser escritor y que la gente lea tus libros, el blog es una plataforma de lanzamiento pero no es tu meta. Relájate y piensa que al final, todo se reduce a probar y rectificar ¡Mucha suerte!

Ésta es mi modesta experiencia con los proveedores de hosting y dominio ¿Cuál es la tuya? Cuéntamelo en los comentarios o a través de las redes sociales y por favor, si te ha gustado, compártelo y vuelve a leerme pronto ¡Saludos!

Deja un comentario