Lo que todo el mundo debería saber sobre puntuación ortográfica (I): el punto y la coma

Lo que todo el mundo debería saber sobre puntuación ortográfica (I): el punto y la comaMe saca de mis casillas leer un texto mal puntuado, lo llevo peor que la “b” y la “v”, será por mi vicio lector, pero soy más quisquillosa con este tipo de fallos, si un texto tiene errores recurrentes de puntuación, me cabrea y acabo por abandonarlo. Creo que la puntuación es el hijo olvidado de la ortografía del español y probablemente lo sea de la ortografía de todas las lenguas, arremetemos contra las fugas de “h”, la mítica “m” antes de “b” y “p” y soportamos –o más bien ignoramos- la exposición caprichosa de puntos, comas y demás signos. Como escritora, te aseguro que es la parte que más tiempo me lleva, una vez he concluido la historia, la releo una y otra vez hasta rozar los límites de la neurosis “y si lo expreso así…no…mejor lo cambio a…”.

La #puntuación es el hijo olvidado de la #ortografía Click Para Twittear

Hoy traigo una noticia rompedora, querido escritor digital, la puntuación es esencial para entender tu texto, y lee atentamente: tú y yo aún cometemos faltas de puntuación, y eso hace que tu historia pierda un gran porcentaje de su fuerza, por eso vamos a ponerle remedio y aprender puntuación.

La #puntuación es esencial para entender tu #texto Click Para Twittear

Para hacerte más amena la lección y dado que somos escritores y lectores, he utilizado los ejemplos para crear relatos que irán desarrollándose con los capítulos de Lingüística de esta sección, me pareció original, a ver qué te parece a ti.

En este post me centraré en:

¿Cuáles son los signos de puntuación del español?

De momento, hablaré de los signos más utilizados en el español, hay más, desde luego, pero estos son los que dirigen la estructura de un texto y te permiten o no, comprenderlo:

  1. Punto con su forma gráfica (.)
  2. Coma con su forma gráfica (,)
  3. Punto y coma con su forma gráfica (;)
  4. Dos puntos con su forma gráfica (:)
  5. Puntos suspensivos con su forma gráfica (…)
  6. Signos de interrogación con su forma gráfica ¿?
  7. Signos de exclamación con su forma gráfica ¡!
  8. Paréntesis con su forma gráfica ()
  9. Corchetes con su forma gráfica []
  10. Raya con su forma gráfica
  11. Comillas con sus formas gráficas “” « »

La primera norma que nuestro procesador de textos ya nos hace solito es que los cinco primeros se escriben siempre sin dejar espacio entre la palabra que les precede y dejando un espacio entre la palabra o signo que les sigue –a no ser que éste sea de cierre-.

En cuanto a los signos dobles (los seis siguientes), el de apertura se separa de la palabra que le precede con un espacio y sin él respecto de la palabra que les sigue; en cuanto al signo de cierre, se escribe sin espacio con respecto a la palabra que le precede y separados con un espacio de la palabra que les sigue, sin embargo, si lo que les sigue es otro signo de puntuación, no habrá espacio entre ellos.

El punto

Señala la pausa al final de una frase y después de él –a excepción de las abreviaturas- siempre se escribe mayúscula.

Hay tres tipos:

  1. Punto y seguido. Separa enunciados dentro de un mismo párrafo y después de él se continúa escribiendo en la misma línea, por eso, si el punto se encuentra al final del renglón, se comenzaría el enunciado en el siguiente pero sin margen (el procesador también lo hace solito ya).
  2. Punto y aparte. Separa párrafos dentro de un mismo texto cuya temática es diferente. Antes del e-book, era obligado sangrar la primera línea, es decir, dejar un espacio antes de comenzar a escribir, pero esta regla parece estar cambiando porque dificulta la experiencia de lectura digital, casi sería recomendable obviar el sangrado en este caso.
  3. Punto y final. Es el último y menos conflictivo, cierra el texto y punto.

El uso del punto en las abreviaturas no tiene misterio, si no lo pones, en realidad no abrevias, inventas. Ejemplo: “Sra.” es la abreviatura de “Señora”; “Sra” es una errata muy extraña, si alguna vez te la encuentras de cara, grita y pide ayuda (…).

Cuando combinamos el punto con otros signos indicadores de periodos, como son los paréntesis, comillas, corchetes, rayas, etc., éste siempre se colocará detrás del signo de cierre.

Un ejemplo:

Soy incapaz de olvidar su despedida: “No vuelvas por aquí”. Cogió aquel libro entre sus manos y se sentó en el sofá, lo abrió y comenzó a leer. (No parecía importarle el resto, que evidentemente era yo).

Uso incorrecto del punto

El punto sobra y además chirría cuando lo colocamos por capricho en títulos y capítulos (de la naturaleza que sea).

La coma

Indica una pausa breve dentro de la frase que podemos utilizar para:

1. Separar miembros de una enumeración no precedidos por las conjunciones y, e, o, u.

Ejemplo: Llevaba días extraña, distraída, esquiva.

2. Separar miembros gramaticalmente equivalentes dentro de una misma frase, siempre y cuando no sean mediados por las conjunciones y, e, ni, o, u.

Ejemplo: Pensé que le preocupaba todo lo ajeno a nosotros: su familia, la enfermedad de Maite, la mierda de trabajo que la ataba a la ciudad.

Pero se precisa de coma delante de las conjunciones mencionadas si cambia el contenido o debe enlazar con toda la proposición anterior y no sólo con el último de sus miembros.

Ejemplo: Recogió su pasión, sus ganas de cambiar el mundo a mi lado, su mirada alegre, y decidió convertirse en aquella desconocida que seguía acostándose a mi lado.

3. Aislar el vocativo.

Ejemplo: −Ya no necesito escuchar más patrañas, Ángel.

Ejemplo: −Lo que para ti son patrañas, Isabel, para mí son sentimientos.

4. Interponer incisos que aclaren o amplíen sentido a la frase.

Ejemplo: Centré mis sospechas en todos nuestros conocidos, pero jamás pensé que Alberto, aquel dependiente del supermercado, hubiera conseguido colmar su vacío o despertar de nuevo sus ambiciones.

5. Al invertir el orden habitual de las partes de un enunciado siempre y cuando lo podamos sustituir por la paráfrasis “en cuanto a”, no precisándola si la paráfrasis adecuada es “es el que” o “es lo que”.

Ejemplo: Amor, no le quedaba. Quizás le ataba a nosotros el recuerdo.

(En cuanto al amor, no le quedaba. Quizás era el recuerdo lo que le ataba a nosotros)

6. Después de los siguientes enlaces si se colocan al principio de la frase, o envolviéndolos –una coma delante y otra detrás- en el caso de que vayan en medio del enunciado: es decir, o sea, en fin, por último, por consiguiente, sin embargo, no obstante, además, en tal caso, por lo tanto, en cambio, en primer lugar.

Ejemplo: Sin embargo, su pie izquierdo no dejaba de buscar el enlace con el mío, debajo de las sábanas, y eso –junto a algún que otro roce más- acabó por confundirme, es decir, me hizo pensar que todo iba bien y me empujó a seguir amándola.

7. En el lugar del verbo cuando se omite porque ya ha sido anteriormente mencionado y se sobreentiende.

Ejemplo: Ella perdió la energía para seguir alimentando nuestro amor; yo, la vida.

8. En las cabeceras de las cartas, entre el lugar y la fecha.

Ejemplo: Madrid, 20 de septiembre de 2016.

9. Para separar los términos invertidos del nombre de una persona.

Ejemplo: DIEGO, Alma: Relatos ejemplares.

Uso incorrecto de la coma

Nunca debe separarse el sujeto del predicado mediante una coma.

Infografía resumen

Lo que todo el mundo debería saber sobre puntuación ortográfica (I): el punto y la coma

Estos son los usos más habituales del punto y la coma en español, evidentemente, hay más detalles en la ortografía española sobre estos dos signos de puntuación, pero mi intención con esta sección de Lingüística no es pastichear un manual sino servirte de recordatorio o chuletilla a mano. No obstante, si he conseguido despertar en ti la curiosidad o meta de escribir mejor, además de alegrarme muchísimo, te recomiendo los manuales de la Real Academia de la Lengua Española (RAE).

¿Y tú? ¿Metías la pata con alguna de las normas que hemos repasado? Cuéntamelo en los comentarios o a través de las redes sociales y por favor, si te ha gustado, compártelo y vuelve a leerme pronto ¡Saludos! Por cierto ¿Qué ocurrirá entre Ángel e Isabel?

4 comentarios

  1. Gracias por compartir, Alma. Creo que casi todos los que amamos los libros nos sentimos decepcionados cuando tenemos que leer un texto con faltas de ortografía, de puntuación y hasta de sintaxis.¡Cómo si no hubiera diccionarios y gramáticas al alcance de cualquiera! Cualquier día de estos emprendo una «cruzada por el uso correcto del español» hasta que convenza a los que puntúan los textos con escopeta de que se puede y se debe escribir con corrección.
    ¡Bienvenida al mundo digital! Espero leerte mucho.

    1. Alma M. De Diego dice: Responder

      Gracias a ti, María, por leer. Espero que en adelante te sigan interesando este tipo de post de los que hay pocos en la red -sorprendentemente con la falta que hacen-. Avísame el día que emprendas tu cruzada porque yo me uno a ella sin dudarlo. Gracias también por comentar ¡Abrazo!

  2. Julio dice: Responder

    Hola Alma,
    Muy interesante el articulo. Casualidad he estado estos dias leyendo respecto a este mismo tema y creo que hay un caso que se te ha olvidado. También usamos siempre la coma antes de un “pero” excepto en unos casos especiales(http://www.fundeu.es/recomendacion/pero-con-coma-usos-apropiados/)
    En el párrafo de ejemplo del punto 4 los duendes del Blog se han zampado la coma antes del “pero” 😉
    Un abrazo.
    4. Interponer incisos que aclaren o amplíen sentido a la frase.
    Ejemplo: Centré mis sospechas en todos nuestros conocidos pero jamás pensé que Alberto, aquel dependiente del supermercado, hubiera conseguido colmar su vacío o despertar de nuevo sus ambiciones.

    1. Alma M. De Diego dice: Responder

      Gracias, Julio. Supongo que conoces de sobra la naturaleza inquieta de los duendes de los blogs, y su voracidad…Se lo comen todo (ja,ja,ja). Me hace feliz contar con la lectura tan atenta que demuestras y espero seguir leyendo tus puntualizaciones (aunque también espero no equivocarme demasiado). Corrijo lo señalado y anexo tu comentario para que más lectores puedan completar la lectura. Gracias por leerme y te espero de vuelta. ¡Saludos!

Deja un comentario